GRUPO INDUKERN

Indukern escucha ofertas por su división química

El grupo químico-fármacéutico Indukern entró en pérdidas el año pasado al cerrar el ejercicio con unos números rojos de 7,67 millones de euros frente a los 8,4 millones de beneficio de 2018. La compañía, propiedad de la familia Díaz-Varela, explicó que el resultado negativo se debe principalmente a las amortizaciones del fondo de comercio y destaca que, sin estos ajustes contables, el año hubiera finalizado en positivo.

La facturación consolidada aumentó un 2% (en perímetro comparable), hasta los 716 millones, mientras el resultado de explotación fue de unas pérdidas de 3,6 millones de euros, frente al beneficio de 19 millones de euros. Fuentes de Indukern afirman que 2019 fue “un año marcado por varias causas coyunturales y de mercado que provocaron una erosión de precios”.

La compañía, presidida por José Luis Díaz-Varela y liderada por su vicepresidente, RaúlDíaz-Varela, apunta que en 2020 se ha producido una recuperación de precios hacia un escenario de normalidad a pesar incluso de la situación provocada por la pandemia del Covid-19.De esta forma, la previsión de rentabilidad para este año es mejor que la de 2019.

Durante el año pasado, Indukern realizó inversiones por 20 millones de euros, principalmente en optimización de operaciones, pero también en sistemas informáticos y mejora instalaciones. Por otro lado, la compañía elevó sus deudas con entidades financieras un 7,6%, hasta los 246,6 millones.

Por divisiones, Indukern facturó 355 millones de euros, un 3% menos, en su área química conformada por cuatro líneas de negocio: alimentación, aromas y fragancias, veterinaria y farmacéutica. Esta cifra no incluye la venta de la línea de química industrial, vendida el año pasado al grupo alemán Stockmeier.

Recientemente, el grupo ha puesto a la venta la división química y escucha ofertas, tal y como publicó el diario Expansión el pasado 19 de septiembre. Fuentes del mercado apuntan que las razones para poner a la venta esta división son la baja rentabilidad de un negocio que hoy necesita una escalabilidad que sólo tienen las grandes multinacionales.

Kern Pharma, la división farmacéutica del grupo, facturó 312 millones tras crecer un 11%. La compañía se ha consolidado gracias a su negocio de biosimilares en España y Portugal y al al área de autocuidado. Indukern considera que Kern se convertirá en el buque insignia del grupo en los próximos años.

Calier, la división veterinaria, facturó el año pasado 65 millones, un 3% menos, por la ligera bajada de ventas en Latinoamérica y España por la disminución de consumo de proteína animal en todo el mundo. También acusó la peste porcina africana y la depreciación de la moneda en algunos países, especialmente en Argentina. La compañía pone el foco en optimizar el portafolio para ofrecer soluciones de valor añadido, con especial hincapié en productos biológicos.

Fuente: Expansión

Pruebe también

momentive quartz

Safic-Alcan: acuerdo con Momentive Quartz

Safic-Alcan ha anunciado que ha alcanzado un acuerdo de distribución paneuropeo con Momentive Quartz Technologies …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + 13 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies