quimidroga barcelona

Quimidroga reduce su beneficio por la caída de precios

El grupo Quimidroga redujo el pasado año el beneficio un 51%, hasta los 5,3 millones de euros, por la caída de precios en la industria. El descenso de las ganancias siguió la tendencia de todo el sector químico, muy afectado por el pulso comercial entre EEUU-China y la crisis de modelo del sector del automóvil. En 2020, la compañía espera mejorar resultados ya que el impacto del Covid-19 será reducido, puesto que la empresa no tuvo que recortar su actividad al prestar un servicio considerado esencial.

La facturación del grupo alcanzó los 835 millones, lo que supone un descenso del 4,5%. Se trata del primer retroceso en ventas desde el año 2013. El resultado de explotación fue de 9,3 millones de euros, un 41,5% por debajo del de 2018. Los fondos propios de la empresa se situaron en 91,4 millones de euros, mientras que la deuda financiera a largo plazo fue de ocho millones y el pasivo a corto, de 110 millones de euros.

La mayor complejidad del escenario internacional redujo la facturación en varias filiales, lo que situó la tasa de exportación sobre la cifra de negocio en un 33%, un punto porcentual menos que en 2018. La estrategia de la empresa fue hacerse fuerte en el arco mediterráneo con filiales propias. La compañía cuenta con sociedades en Francia, Portugal, Francia, Marruecos, Argelia, Turquía e Italia. De cara al futuro, el grupo podría elevar su presencia en Grecia, donde ya tiene fuerza de ventas, y a largo plazo contempla crecer en Latinoamérica. Las filiales que mejor se comportaron en 2019 fueron las de Francia, Italia y, sobre todo, Argelia y Turquía. La piedra angular del negocio internacional es la empresa francesa Montbelle, con sede en Cannes y filiales, a su vez, en El Cairo (Egipto) y Lagos (Nigeria).

De cara a 2020, fuentes de Quimidroga indican que el Covid-19 ha tenido un impacto “relativamente más pequeño” que las tasas de caída del PIB o del índice de producción industrial (IPI) en España debido al carácter esencial de su actividad. “Es muy difícil en la situación actual establecer previsiones de cierre, pero consideramos que existe la posibilidad de que las cifras sean similares o algo por encima de las de 2019”, añaden.

Quimidroga está controlada por los hermanos Francisco Javier y Enrique Sisquellas Montero, tercera generación de la estirpe, con una participación del 22,5% cada uno. En el accionariado también figuran los Punter Blanqué y los Garay Unibaso, con participaciones que se sitúan en torno al 20% cada uno. El consejero delegado de la compañía es Vicenç Muñoz.

El portafolio de productos de Quimidroga incluye más de 7.000 referencias, lo cual permite satisfacer cualquier exigencia de productos químicos de sus 7.000 clientes, con unas ventas superiores a las 500.000 toneladas. La compañía, al ser únicamente una distribuidora, no cuenta con fábricas, sino con oficinas y centros logísticos. En España, dispone de instalaciones en el Puerto de Barcelona, Valdemoro (Madrid) y Miranda de Ebro (Burgos), además de diversos centros de distribución.

Fuente: Expansión

Pruebe también

jornada techsolids

Techsolids organiza una Jornada con NIño Becerra

Techsolids organiza una Jornada sobre Previsiones económicas en tiempos del Coronavirus (2020-2022). “Dónde estamos, hacia …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies